¿Cuál debe ser el nivel de censura que debería tener Youtube?

martes, 11 de diciembre de 2007

La guerra por la Opinión Pública: Fujimori juzgado


Pensemos en frío y si quiere póngame el rótulo de Abogado del Diablo (en este caso, vaya que aplicará). Me voy a referir al caso del juicio a Fujimori (me niego, me negaré siempre a decirle ex presidente). Como ven Abogado del Diablo es casi un honor.

Ya vimos que Fujimori se exaltó, ya proclamó a los cuatro vientos su inocencia, ya hizo uso de las cámaras, de esas cámaras que durante tanto tiempo usó para comprar y someter a la gente que le servía de algo. Ya hizo su berrinche mediático. Ya puso cara de loco. Ayer, sus abogados y su aparato trataron de estar en medios para enfrentar la estrategia mediática. Usando además una trampa lógica bastante peligrosa: si me absuelven el sistema demuestra ser imparcial, si me condenan el sistema está politizado y es una condena espuria. Nakasaki, su abogado, ha sido más mediático que abogado. Y sabe de eso, mucho. Vean el vídeo:



Es un juicio público. Como juicio público, estará, en una esfera, siendo ventilado por la opinión pública. Esta, recordemos, es deliberativa y en gran medida depende de lo que los medios decidan es el contenido adecuado para lo que se debata. La opinión pública es influenciable, no cabe duda de ello. Lo saben bien gobernantes y científicos sociales. Los “psicosociales”, las cortinas de humo, el uso de personajes públicos y de los medios para favorecer determinadas posiciones, confirman la importancia que tiene el andar cautivándola permanentemente.

La historia de la influencia de medos sobre la opinión pública ha pasado por varias etapas. Desde las corrientes que opinaban que los medios eran todopoderosos para “colocar” posiciones en la OP, hasta los que discuten esas teorías y asumen que los medios no tienen más que un rol de apoyo a posiciones previamente obtenidas. El tema es de amplio debate y hay muchas aproximaciones y posiciones.

Pero la ley no está al margen de la OP. La ley es la forma de organización social que permite a los ciudadanos de una comunidad conocer cuáles son las reglas de juego sobre las cuales se va a desarrollar. Es el marco de relaciones y acciones permitidas y no permitidas. Pero no es tan fácil. Los abogados y los legisladores la complican y de qué manera.

Estamos, en el caso de Fujimori, enfrentándonos a un juicio en el que se demostrará o no su culpabilidad, en función de ese marco legal que nos ordena y gobierna. Demostrar, repito demostrar. Ahora, pensemos en nuestras conversaciones sobre el tema. ¿Cuántos de nosotros hemos escuchado –con oídos legales- a la parte acusadora y a la defensora? ¿Cuántos sabemos cuáles son los criterios para demostrar culpa en el caso de responsabilidad mediata de acuerdo con el orden legal? ¿Lo sabemos? A ciencia cierta no

Pero los juicios con estas características tienen mucho de lo no legal. Porque la presión mediática y las influencias en la OP serán muy relevantes. Fujimori salta en el juicio, grita, se envalentona, aparece como la persona que ha “salvado al Perú”. Repite su inocencia. Después, una crisis de hipertensión, internamiento y buenas noches los pastores. Particularmente, creo que se le fue la mano. Creo que demostró estar fuera de sí antes que energía. Creo que demostró cierta arrogancia, antes que dar la sensación de ser un inocente injustamente acusado. Creo que el publicista Raffo no hizo bien su chamba ayer (Luis Felipe Gamarra en su blog, lo reseña muy bien ). Los medios, pues lo que dijeron fue que Fujimori perdió sus cabales. Pero en este caso, con una prensa adversa, la estrategia mediática de Fujimori se basa en la comunicación directa. Que lo vean expresándose. Por eso creo que la de ayer no fue la mejor presentación que el político que se las sabía todas puede hacer (cuánta falta te hace Vladi, ¿no?)

Entonces, lo importante no es lo que se discuta en términos legales. Todos nos vamos formando una posición, si es que no está ya tomada. Y lo que veremos es como se desarrolla el partido. Veremos quien va siendo favorito, quién va ganando y perdiendo. Las comunicaciones serán muy importante porque las encuestas irán dando los parciales. Los jueces saben esto. No tengo duda que el ámbito de influencia de la OP llega hasta las esferas de decisión judiciales.

Los medios cumplen con ofrecer los argumentos legales. Pero están muy bien opacados pro la noticia, el grito, la hipertensión (hoy en Panamericana TV entrevistaron a un cardiólogo para que nos explicara a los ignorantes televidentes lo que era la hipertensión!! ¿Ven lo que les digo?). ¿A qué le hacemos más caso? ¿A nuestro juicio legal o a las emociones que nos provoca ver a Fujimori vociferar y todo? Yo, a lo segundo, sin ninguna duda.

Ese será el juicio que haremos muy probablemente. Ese será el juicio que confirmará la culpabilidad o inocencia de Fujimori. Entonces, a estar atentos al impacto mediático que se tendrá acá. Yo lanzo lo que mi juicio fueron errores de forma en la presentación de Fujimori:

El saludo a la familia. Se le notó disforzado, sonriendo por compromiso, saludando “de manual”. No transmitió sinceridad. La relación con la familia debería ser uno de los puntales de la campaña fujimorista. Pero que se vea sincera.

Las sonrisitas nerviosas. Cuando Fujimori escuchaba, por ratos tenía esa mueca entre risa y soberbia. Eso transmite distancia y nerviosismo. Eso es malo para un acusado, definitivamente. Fujimori tiene que apelar a su cercanía con las clases populares. Si se muestra cínico, perdió.

La exaltación. Cuando lo supe por la prensa, pensé: “qué hábil este chino, se ha enfrentado a la Sala que lo juzga, es una demostración de fuerza”. Cuando lo vi por TV, discrepé con mi primera impresión. Fue un acto políticamente suicida. No se le vio en sus cabales. Se le notó picón, jodido, como Quico cuando le quitan su pelota. Se lo notó con cara de loco. Enérgico, poco. Loco, mucho. Pero además, mal manejo de los tonos de voz. Mensaje confuso.

Las disculpas a los jueces. Otro gesto de falsedad notoria. Que Fujimori decida ser un reo rebelde, es su derecho y opción. Pero que no juegue a ser correcto y rebelde a la vez. Demuestra desesperación.

Todo un fiasco la preparación de Fujimori. Esperaba más definitivamente. Pero me alegra en el fondo. Esperamos que el país se de cuenta de que Fujimori tiene que quedarse allí donde está, que ese es su lugar natural. La cárcel

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Porqué siempre hechar mas barro sobre lo sucio? El ex-presidente Fujimori como cualquiera de nosotros tiene a un ser humano dentro, no simplemente es un robot.
Fujimori tiene todo el derecho de jactarce de haber acabado con el terrorismo, pues sin el, sin esa mano dura el Perú hubiese terminado peor,veamos el caso de Pinochet, quien sacó a Chile del caos en el que se encontraba, sin embargo aun mucha gente no le reconoce lo que hizo por ese vecino pais. Fujimori no es culpable de nada hasta que se haya demostrado lo contrario pero también tenemos que ser realistas que asi sea verdad lo de la matanza de barrios altos y la cantuta, si ellos no hubiesen actuado de esa manera el caos con el terrorismo seguirian en pie y estariamos al igual que colombia y quien sabe derrepente en peor situación .