¿Cuál debe ser el nivel de censura que debería tener Youtube?

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Encuentra a tu pareja perfecta, según como huela


Ya sé, ya sé que no suena a nada nuevo. Se sabe perfectamente que el olor influencia de gran manera todo lo que son las relaciones interpersonales y la atracción interpersonal. Que una de las fuentes principales de atracción sexual se basa en el olor desplegado por quienes establecen los parámetros de esa atracción. Las feromonas y su acción.

Pero qué pasa si lo que quiero decirles es que hay una compañía en Florida, EEUU, que por cerca de 2.000 dólares les asegura a ustedes encontrarles la pareja perfecta, basados en un análisis de ADN en el cual se logrará conocer la compatibilidad entre dos personas debido al olor.

Suena confuso, pero para mí no increíble. En un post anterior ya hablábamos de cómo se ha avanzado en estudios de ADN que una empresa ya los ofrecía vía Internet por un costo que es elevado, pero tampoco imposible. Pues, ¿por qué no poner esa tecnología al servicio de decisiones tan fundamentales para la gente como el encontrar la pareja perfecta?

La idea, reseñada hoy en The Boston Channel señala que a través del ADN podemos encontrar una persona con un olor natural que tendrá mayores probabilidades de gusto, de hacer una familia, de tener una vida placentera a su lado. Se manifiesta que uno puede analizar el sistema genético inmune de alguien e identificar buenas probabilidades de empate con alguien más que tenga un sistema genético inmune diferente. Las diferencias generan olores mutuamente atractivos, dicen.

La empresa que lo ofrece, se llama ScientificMatch. En su web podrán ver toda la justificación respectiva.

Pero, en general, creo que nos estamos aproximando a una sociedad muy poco humana. El descubrimiento de herramientas para conocer en profundidad al ser humano nos va a dejar sin la exploración propia que cada uno puede hacer. El enamoramiento, la incertidumbre inicial, la certidumbre final, las cosquillas en el estómago, el no-saber-qué-vendrá, ¿no son parte del aprendizaje de ser humano? Ese es el problema de la “tecnología”. Nos va a terminar por deshumanizar.

No hay comentarios: