¿Cuál debe ser el nivel de censura que debería tener Youtube?

lunes, 19 de noviembre de 2007

Alejándonos de la economía del veneno: Desarrollo y ecología

Sí, la ecología está de moda. Lo sabemos. Nos va llamando la atención las distintas manifestaciones de lo “ecológico” y su importancia para el planeta. ¿Pero es para el planeta en que vivimos o para ese otra planeta, para el de los mapas y las fotos? Probablemente la respuesta más justa sea para la segunda opción. Para el planeta de las fotos, para que las ballenas tengan su océano, para que la selva se vea verde desde el avión o para que el agua que bebemos sea eso, agua, y no un bien de lujo. Pero no mucho más ¿verdad? Poco (ojo, la primera persona no es un recurso de escritura, me incluyo en todo esto) hacemos para que la situación cambie, porque no nos toca.

Hace poco reseñábamos una encuesta de la Universidad de Lima donde se expresaba que el principal problema que los peruanos afrontaremos en 50 años será la contaminación ambiental. Ok, ya lo sabemos. Pero como todo lo que suena a futuro, no nos convoca, no nos conmueve. Esa será la lucha de nuestros hijos o nietos.

Pero la verdad es que hay iniciativas a las que tenemos que empezar a prestarle importancia. Iniciativas que no sólo ven a la ecología como una moda, sino más bien como el sustento del desarrollo futuro, y además, como una posibilidad de generar riqueza. Pero riqueza buena.

Para eso está el Oakland Green Job Corps, que es un programa que está empezando que recluta participantes de zonas urbano marginales y de minorías como la negra, a los cuales les enseñan un conjunto de habilidades, tanto de la parte técnica específica (manejo de tecnologías energéticas alternas) como generales (habilidades que se tienen que tener en todo puesto de trabajo. Además, se les da experiencias limitadas de trabajo concreto y luego de eso se les asesora en la transición hacia el empleo independiente.




Los proyectos concretos se basan en la instalación de paneles solares como alternos a la energía eléctrica. Así, se buscará gente que en un inicio podrá trabajar en esto, después podrán ser capataces. Luego podrán tener su propia contrata de servicios. De esta manera se potencia el uso de energías alternas y se da trabajo a población que no tiene en la actualidad acceso al mismo. La web de este interesante proyecto está acá

He leído una entrevista que Cnet le hace a Van Jones, acerca de unos proyectos que buscan el desarrollo sostenible, el empleo, poner de relieve la importancia de lo comunitario, a través de trabajar con proyectos energéticos y medio ambientales importantes. Les voy a transcribir algunos fragmentos de esta entrevista, que me parecen geniales y sobre todo, inspiradores. La entrevista completa la pueden encontrar acá.

“Fundamentalmente, nosotros gastamos un montón de sangre, sudor y lágrimas en el último siglo tratando de integrar soluciones a una economía basada en el veneno. Ahora, nosotros estamos usando tecnología “limpia” para hacer nacer una economía limpia y verde. Y creemos que debemos hacer todo lo necesario para asegurar que la economía verde sea un lugar para todo el mundo.

Cuando se habla de dar nuevas tecnologías al mundo, se habla de nuevos productos, nuevos servicios, nuevas empresas, nuevas industrias. Esto significa nuevas oportunidades de trabajo y creación de un nuevo concepto de bienestar. Necesitamos estar muy seguros de no repetir los errores del pasado.

Una razón por la que esto es importante, es que es muy raro que uno tenga la oportunidad de repensar la economía y lo que vaya a pasar con ella. La Primera Revolución Industrial hirió a la gente y al planeta. La Segunda debería ayudar a la gente y al planeta.

El gran reto es estar seguros de que el bienestar, el trabajo y los beneficios que se obtengan de la economía verde sean tan amplios como se puede. No se trata de que se beneficien sólo aquellos que están en una eco-moda o sean la eco-élite. Queremos asegurar leyes que ayuden a las personas de bajos ingresos a climatizar sus hogares, poniendo paneles solares, y crear empleos para sus vecinos de bajos ingresos.




Como dice el blog Medea Material, Van Jones es un activista para derechos humanos y civiles. Fue cofundador y es el director ejecutivo del Centro Ella Baker para los Derechos Humanos, una organización que promueve alternativas a la violencia y encarcelamiento. Un gran promotor de asuntos ambientales, también ha servido en las juntas directivas de varias organizaciones ambientales a nivel internacional. Graduado de la escuela de leyes de Yale, Van ha recibido varios honores por los derechos humanos, incluyendo el Rockefeller Foundation Next Generation Leadership Fellowship. Te dejamos un vídeo de este personaje. Hay que verlo:

No hay comentarios: